Artículos

Más de 40 años de estudio y dedicación al mundo de la psicología, la psicoterapia, el psicoanálisis, la promoción de la salud mental y la prevención de las psicopatologías con adultos. niños y adolescentes (con vocación de servicio, rigor y responsabilidad) garantizan la calidad de la práctica profesional y el pensamiento científico conseguidos por el Doctor Fco. Muñoz-Martín

LA FUERZA DE “LO INFANTIL” EN LA VIDA Y EN LA OBRA DE PICASSO

Francisco Muñoz-Martín

 

¿Qué es la infancia:  diferencia con ” lo infantil”?

La infancia o niñez es un término amplio aplicado a los seres humanos que se encuentran en las fases de desarrollo comprendidas entre el nacimiento y la adolescencia. Legalmente el término puede referirse a cualquier persona menor de edad. Estas personas deben estar siempre bajo el cuidado de sus padres o de un adulto responsable, identificado como custodio legal.

El reconocimiento de la infancia como un estado diferente de la edad adulta y con características propias, comenzó a surgir en los siglos XVI y XVII. En la Edad Media los niños eran representados en el arte como adultos en miniatura sin características propias. El proceso de civilización ha ido proporcionando a los niños valores, derechos universales y educación construyendo así el concepto de “infancia”

Algunas anécdotas significativas sobre la infancia de Picasso.

Picasso que llegó al mundo a las 11,15 de la noche en Málaga, el 25 de octubre de 1981, nació muerto. (Norman Mailer: Retrato de artista joven. Parte I: Yo El rey. Pag 19. Alfaguara 1997. Madrid)

No respiraba. No lloraba. La comadrona desistió y dirigió su atención a la madre.

Salvador Ruiz (su tío) se reclinó sobre él niño (muerto) y exhaló el humo de su puro en la nariz de Picasso, que se removió y chilló: “Había nacido un genio” …” y un fumador empedernido”.

Este acontecimiento familiar se parece bastante a la leyenda bíblica: “Dios sopló a Adán y le dio la vida”. En general es un pequeño azote en el culo y no un soplo en la nariz lo que nos introduce a la vida, pero no deja de ser significativo el incidente narrado.

El padre de Picasso era dibujante y pintor en sus años jóvenes. Se le conocía como un vividor. Le llamaban “el inglés”. Soltero y calavera, frecuentaba asiduamente el burdel regentado por Lola “La chata”. (Ibid. Pag 20).

A los 37 años le obligaron a trabajar y 5 años después se casó como María Picasso López, que tenía 25 años. Era de clase inferior, menuda, vivaracha, de ojos negros y pelo moreno. No tenía dote, sin embargo, era enérgica y buena administradora.

Su infancia Pabló la pasó rodeado de mujeres ansiosas por servirle, siendo el único varón, y dispuestas a deleitarse con cada una de sus ocurrencias. (Ibid. Pag 21).

Fue bautizado como Paulo Juan Nepomuceno María de los Remedios Crispín Cipriano Santísima Trinidad Ruiz Picasso. Su madre diría de él: “Era un ángel y un diablo de belleza, la gente le miraba y no podría quitar la vista de él” (Autobiografía de Alice. B. Toklas, pág. 227).

Su madre aseguraba haberle dicho: “Si llegas a ser soldado serás general. Si cuando seas mayor eres monje llegarás a Papa”. Picasso dijo: “finalmente fui pintor y llegué a ser Picasso”) Françoise Gilot with Carlton Lake: Vida con Picasso. Pág. 54).

En 1900, antes de emprender su primer viaje a Paris (19 años), realizó un autorretrato (ahora perdido), que tituló: “Yo el Rey”. Lo firmó tres veces para recalcarlo. Esto puede indicar un estado de compensación narcisista a causa de un temor a la separación de su familia donde había sido el rey entre las tías solteras y la madre. Poner un pie fuera de la casa despertaría un sentimiento reactivo de abandono e insuficiencia en un niño adorado por tantas mujeres. (Ibid. Pag 21).

Su hermana Lola nace tres años después de Pablo y sólo tres días después un terremoto devastó Málaga. Era creencia por entonces que las mujeres embarazadas de vientres grandes presagiaban terremotos y nacimientos (Ibid. Pag. 21). A la niña le pusieron de sobrenombre “La Terremotica” (Ricardo Huelin y Ruiz-Blasco: Pablo Ruiz Picasso. Bibl. de la Revista de Occidente. pag 161).

Picasso le dijo en una ocasión a Brassai (su fotógrafo): “Mis primeros dibujos no hubieran podido jamás figurar en una exposición de dibujos infantiles. Apenas tenían la torpeza del niño ni su ingenuidad. Su minucia, su exactitud me horrorizan…Mi padre era profesor de dibujo y fue él probablemente quien me empujó desde muy pronto en aquella dirección (Brassai: Conversaciones con Picasso.Pag.113).

A los seis años tenía dificultades para leer y escribir. Era incapaz de entender la aritmética. Se quedó petrificado cuando tuvo que ir a la escuela. “La criada arrastraba a un niño histérico por las calles hasta dejarlo en el aula” (Jaime Sabartes). Se llevaba el bastón de su padre y hasta alguna paloma de las que él pintaba. Y siempre preguntaba cuándo irían a por él.

Los números se le representaban como imágenes. Los percibía como imágenes. Jaime Sabartés recoge sus palabras: “Solía ver el 7 como una nariz dibujada al revés…” Ya verán lo que soy capaz de hacer. Ya verán cómo me puedo concentrar. No se me va a escapar ni un solo detalle. El ojito de la paloma es redondo como un cero. Debajo del cero hay un seis que es el pecho. Debajo de él un tres. Los ojos son como doses y también las alas…” (Sabatés: “Picasso, An intimate portrait” pag. 39). Se pasaba todo el tiempo dibujando.

Con seis años nació su segunda hermana Concepción. Cuando ella contaba siete años falleció de difteria. A poco de cumplir los 13 años esto fue un trauma par él y causa de futuras obsesiones. Hizo una promesa: Si curaba Concepción, él no pintaría jamás” Fue un conflicto doloroso: salvar a su hermana o salvar su don.

Ya con 14 y 15 años visitaba los burdeles del barrio chino de Barcelona. Fue una personalidad de un magnetismo poco corriente desde su primera adolescencia ya las prostitutas les resultaba irresistible incluso entonces. Antes de los 16 años sabía más de sexo de lo que la mayoría de los hombres llegan a saber nunca. Iba con Manuel Pallarés (su amigo adinerado) que le subvencionaba los encuentros.

                                                              Clip de vídeo…

Lo “infantil”.-

 

¿Qué es la originalidad, o mejor, la creatividad?: Es la capacidad para ver algo que todavía no tiene nombre; es decir, no puede ser nombrado a pesar de que está justo delante de nuestros ojos. Comúnmente, los seres humanos necesitamos poner nombre a algo para que sea reconocible, visible. Las personas más originales, las más creativas son aquellas que consiguen dar nombre a lo que no lo tenía”

  1. Nietzsche: “La Gaya Ciencia”

 

Pues bien, “lo infantil” en toda su riqueza y complejidad es una de las cosas a las cuales S. Freud le dio nombre en el siglo XIX y principios del XX. Es uno de los principales descubrimientos del psicoanálisis freudiano. “Sin la noción de “lo infantil”, el psicoanálisis prácticamente no existiría” (Virginia Ungar. Psicoanalista. Expresidenta de la IPA. 52 congreso IPA en Vancouver. 2021.).

Por otra parte, “lo infantil” es la marca identificatoria de lo humano. Si todos los psicoanalistas nos ocupamos y estudiamos fundamentalmente esta “dimensión psíquica”, “lo infantil” no atañe solo a los psicoanalistas de niños. Tampoco es algo asimilable estrictamente a la infancia o a las distintas fases del desarrollo. Es algo diferente al infantilismo comportamental.

“Lo Infantil” desde la perspectiva freudiana inaugurada y presentada en “Los tres ensayos sobre una teoría sexual” por S. Freud, tiene que ver son “lo sexual”, es decir, con la fuerza de la presencia del instinto de placer y con la experiencia de desamparo infantiles.

La sexualidad (no genital todavía) durante el desarrollo de la infancia y su situación específica de dependencia y desamparo, puede ser conocida mediante la observación metódica y durante la práctica psicoanalítica, mediante lo ue se toma conciencia de la existencia de la “realidad psíquica”, de la existencia de la “sexualidad infantil” y de la existencia de la “dimensión inconsciente de la subjetividad humana”.

“Lo infantil” obedece a una sobre determinación causal (no lineal) abierta al “acaso”, a “la casualidad”, a “lo posible”, “a lo incierto”. Y lejos de ser una memoria fotográfica del pasado desarrollo o de las conductas infantiles de la infancia en el adulto, “lo infantil” se refiere a los modos de registro e inscripción particulares de lo que Freud llamó “Erlebnis”; es decir: “las vivencias infantiles”.

“Lo infantil” se revela y despliega como un manantial creativo ancorado en la dimensión pulsional sublimatoria y transicional del desarrollo humano, dando lugar a la construcción de la experiencia cultural y simbólica, así como también tiene que ver con el origen del sufrimiento y el malestar vinculados a las heridas narcisistas y de la autoestima que dan testimonio del encuentro con el otro. Con lo traumático y con la presión de la compulsión a la repetición (retorno de lo reprimido9.

“Lo infantil” a fin de cuentas es el heredero de las vicisitudes del desamparo y de la sexualidad infantil, de la trama edípica singular y del desarrollo de la conocida neurosis infantil padecida y elaborada durante el desarrollo de la personalidad del ser humano, aspectos que se detectan y están presentes en la dinámica del campo de lo transferencial.

Lo infantil son también los sueños, los recuerdos encubridores, las fantasías, la sexualidad infantil pregenital, las diferentes defensas yoicas, etc.; es decir, todo lo que es objeto de represión o escisión de los contenidos mentales y que dan cuerpo y existencia a los fenómenos transferenciales, mostrando su presencia viva en las experiencias presentes.

La noción de “lo infantil” fue posteriormente enriquecido con las contribuciones de los analistas postfreudianos al aproximarse al tratamiento y a la observación de la infancia (de los infans), centrándose en las experiencias anteriores a la adquisición del lenguaje (Ferenczi, Klein, Winnicott, Bion, Lacan, Laplanche, etc.), ganando cada vez mayor complejidad. Todo ello a partir del reconocimiento traumático pulsional de las vivencias de los primeros tiempos de nuestra existencia.

Este concepto puede ser ilustrado con una feliz imagen del escritor italiano Italo Calvino que pone como epígrafe de su bello libro: “Las ciudades invisibles” (1972-2013): “El poderoso KublaiKan inquiere a Marco Polo acerca de cuál es la importancia que él da a las piedras que sustentan un puente, ya que lo importante no depende de esta o aquella piedra, sino del arco que forman. “Entonces ¿por qué me hablas de las piedras? …A mí lo único que me importa es el arco”, responde KublaiKan. A lo que Marco Polo responde: “Ya, pero sin piedras no hay arco”. (Sin experiencias y “vivencias infantiles” no se explica la existencia del ser humano.

“lo infantil” serían las piedras y el arco conjuntamente. La noción de lo infantil puede ser comprendida en sus dimensión psíquica desde el estudio de la memoria, la temporalidad, la potencia de la sexualidad infantil pregenital y todo en su contexto vincular familiar, donde se estructuran lo pregenital, lo genital, lo preedípico y lo edípico.

Lo infantil emerge como la memoria activa y actual multifacética de una “Erlebnis” infantil (vivencias infantiles) marcada por el encuentro pulsional con el propio cuerpo (autoerotismo) y el cuerpo del otro (genitalidad o pseudogenitalidad); y que se presenta para el psiquismo desde las formas más elaboradas de representación hasta aquellas de mayor expresividad afectiva y menor representación simbólica.

“Lo infantil” es un entramado complejo marcado por la represión de lo sexual infantil y por la escisión de lo traumático padecido (lo desmentido) que se infiltra y retorna en forma de fantasías o en forma de “actos” (“actíngs” o “enactments”) a través de una obra artística sublimatoria o a través de síntomas psicopatológicos, cuyo origen está en las expresiones de la sexualidad o en las expresiones sintomáticas no simbólicas origen de las adiciones, ciertas compulsiones, somatizaciones y demás psicopatologías no neuróticas.

“Lo infantil” se vehiculiza mediante las asociaciones libres de imágenes y palabras en el campo de lo transferencial vincular en unos encuadres determinados (psicoanalítico, artístico, literario, social, político…)

 

¿QUÉ TIENE QUE VER LO INFANTIL CON LA CREATIVIDAD?

Existen marcas de ciertas configuraciones de “lo infantil”, como por ejemplo el sentimiento de desamparo, el sentimiento negativo de soledad, etc, que pueden paliarse mediante el establecimiento del vínculo psicoterapéutico y también mediante la actividad creativa.

Cuando hablamos de transformación y creatividad nos viene a la mente la idea freudiana de sublimación; es decir, la teoría de la sublimación involucra en sus diferentes versiones, tanto en la primera conservando su energía pulsional, pero cambiando la finalidad y el objeto de la pulsión (Freud 1908). Como en la segunda teoría centrada en el dominio de Eros (Freud 1930).

Son movimientos psíquicos para producir objetos culturales que generalmente se pueden compartir socialmente. Vale decir que la cultura ocupa un lugar central en los destinos de la sublimación. Estas producciones tienen un valor simbólico que les permite ser compartidas por otros seres humanos.

La cultura es el lugar donde interactúan lo simbólico y lo pulsional y forma parte integral de la subjetividad humana, con sus reglas generales de pensamiento, deseos, juicios, etc., o como medio donde la pulsión encontrará objetos de satisfacción enfrentándose a las manifestaciones pulsionales de los otros seres humanos.

Las pulsiones necesitan un tipo de descarga como el que facilita la creatividad en sus múltiples formas, el “juego” y las actividades lúdicas, como espacio intermedio para que la actividad y el desarrollo de la actividad pulsional no se convierta en un pantano cerrado donde la vida muere y puede desaparecer por evaporación.

La soledad compartida, el sentimiento de confianza en uno mismo y en el otro, contribuyen a aplacar el sentimiento de desamparo constitutivo del ser humano, sobre todo cuando el sentimiento de confianza (el apego al otro), se ve amenazado por diferentes motivos y las interferencias negativas de las instancias sociales (padres, familia, escuela, trabajo, gobernantes, etc.) provocando carencias, negligencias, situaciones de impotencia y descompensaciones. Todo ello ocasiona traumas y el aumento de la vivencia de desamparo presente en las vivencias infantiles (lo infantil) generando malestar, revueltas, sumisiones destrucción, violencia etc. contra las causas de la frustración.

La condición inconsciente de “lo infantil” posee el potencial de reactivar los efectos residuales de las experiencias conflictivas generadas en el encuentro con el otro primordial. Por eso es tan importante tener en cuenta la perspectiva descubierta y teorizada por D. Winnicott acerca de la importancia del “espacio potencial de ilusión” y “los fenómenos transicionales para construir las primeras mediaciones simbólicas.

La vida de los seres humanos desde su nacimiento se desarrolla en un área intermedia de carácter lúdico; un área vincular creada por la madre-el padre y el ambiente protector, donde la criatura se integrará y elaborará una experiencia de soledad compartida (de desamparo compartido).

La importancia del otro (madre-padre-ambiente protector) para la constitución y el desarrollo de “lo infantil” es tan importante como la presencia del terapeuta durante el tratamiento de los trastornos psicopatológicos. Y en otra dimensión la presencia de la cultura como continente para la expresión y el desarrollo de la creatividad artística.

Antes de informar de algunas significativas frases de Picasso acerca de “lo infantil” y no solamente acerca de curiosas anécdotas de su infancia, me gustaría traer a colación un hecho significativo y relacionado con el mundo del psicoanálisis y del arte de Picasso.

Picasso nació en 1881 y falleció en 1973 (Pintor genial)

Winnicott nació en 1986 y falleció en 1971 (psicoanalista genial).

Ambos fueron contemporáneos

Ambos amaban la infancia y lo infantil

Ambos amaban el arte y la creatividad

Ambos amaban el dibujo y la manera de expresar sus vivencias y sentimientos por medio de la creatividad artística.

Ambos enriquecieron sus específicas actividades profesionales garabateando como niños y con los niños.

Véanse los garabatos de ambos en:

         1) “El misterio de Picasso” film de H.G.Clouzot 1956

         2) D. Winnicott: Therapeutic Consultation in Child Psychiatry (Londres: Hogarth Press, 1971)

Winnicott y Picasso, dos personalidades brillantes y originales que supieron dialogar con su tiempo, con sus maestros y que nos han legado una obra imperecedera, cuyo valor primordial es demostrar, como decía Nietzsche, que la madurez del hombre consiste en volver a encontrar la seriedad con que jugaba cuando era un niño.

 

 

 

PICASSO:

Frases acerca de lo infantil. Anécdotas de la infancia. Relación con hijos. Sexualidad infantil

 

Picasso dejó numerosas frases y sentencias relacionadas con su vida, su obra, su infancia y muchas de ellas relacionadas con lo que hemos tratado en esta conferencia como “lo infantil”.

  1. Pintar como los pintores del renacimiento me llevó varios años. Pintar como los niños me llevó toda la vida.
  2. El amor es el mayor refrigerio de la vida
  3. Lleva mucho tiempo ser joven.
  4. Pintar es otra manera de llevar un diario biográfico.
  5. La calidad de un pintor depende de la cantidad de pasado que lleva consigo (y de la calidad de sus vivencias, añado yo).
  6. El arte es una mentira que nos hace darnos cuenta de la realidad (fantasías)
  7. Todos los niños nacen artistas. El problema es como seguir siendo artistas al crecer.
  8. Alos 12 años sabía pintar como Rafael. Pero he necesitado toda una vida para aprender a pintar como un niño.
  9. Yo no pinto lo que veo. Pinto lo que pienso
  • El que piensa que puede, puede. El que piensa que no puede, no puede. Esa es una inexorable e indiscutible ley.
  • Cuando era pequeño mi madre me decía: “Si te haces soldado, llegarás a general. Si te haces cura, llegarás a Papa…Yo quería ser pintor y he llegado a Picasso”
  • Yo no busco…encuentro.
  • Todo lo que puede ser imaginado es real.

 

A lo largo de sus 78 años como artista produjo no menos de 13.500 pinturas…100.000 impresiones y grabados. 34.000 ilustraciones y 300 esculturas y piezas de cerámica.

 

Algunas anécdotas significativas de la infancia de Picasso.-

 

  1. A los 14 años falleció Conchita, su hermana menor de 7 años, a causa de una epidemia de difteria. Sus biógrafos cuentan que en aquellos momentos Pablo hizo una promesa: “Si su hermana se curaba, él dejaría la pintura”. No se cumplió su deseo y puede que eso marcara su relación posterior con sus hijos y el terror que tenía a la muerte. También puede que ese acontecimiento despertara un exacerbado sentimiento de culpa respecto a la relación entre la muerte de su hermana y su promesa de dejar la pintura.
  2. Cuenta Françoise Gilot en su libro “Convivir con Picasso” que Pablo solía visitar frecuentemente a sus hijos mientras dormían para asegurarse de que seguían respirando.
  3. La relación de Picasso con las mujeres era “complicada”, por decirlo de alguna forma. Estuvo casado dos veces, pero también tuvo varias amantes. Fue padre de cuatro hijos de tres mujeres diferentes, todos reconocidos y demostrándoles, si no un grandísimo afecto, si el suficiente cariño paterno. De todos hizo varios retratos.
  4. Tuvo una relación idealizada con su madre. Françoise Gilot decía que Picasso clasificaba al género femenino en dos categorías: la mujer diosa-madre-adorable y la mujer felpudo-despreciable.
  5. La influencia más importante de Picasso en su futura carrera fue la de su padre, profesor de dibujo, de quien aprendió las técnicas básicas. Decía a sus amigos “Cuando pinto a un hombre siempre pienso en mi padre.
  6. Picasso siempre contaba detalles de su infancia, como las nanas que le cantaban, una caja de galletas “olibet”, los baños del verano, los paseos por la ciudad…
  7. Su madre decía que sus primeras palabras fueron: “piz…piz”, para pedir un lápiz.
  8. Picasso plasmó en sus lienzos dedicados a sus hijos diversos estilos como forma de acercarse a los niños y al mundo infantil.
  9. También descubrimos en ellos los sentimientos y reacciones que provocaron en Picasso sus propios hijos: curiosidad, ternura, nostalgia de la infancia, espontaneidad, ilusión, et.

 

Por último, para concluir, me voy a referir brevemente a la influencia de la sexualidad infantil en la vida y en la obra de Picasso:

 

¿Apoyándonos en su biografía y en su producción artística, podríamos concluir que Picasso fue un adulto perverso polimorfo sexual? …Polimorfo, no cabe duda, como todo ser humano, pero perverso, según los cánones de la psicopatología de la perversión no parece que así fuera.

Mi hipótesis es que fue un ser humano genial desde el punto de vista de la creación artística y que tanto desde niño como durante la edad adulta se encontró atrapado en los límites de los que Freud y los psicoanalistas postfreudianos han denominado sexualidad infantil pregenital. Es decir, un tipo de sexualidad marcada por las características evolutivas de lo pregenital y de lo edípico.

Quiero decir que a pesar de que Picasso se convirtió en un ser humano adulto, conoció numerosas mujeres con las que tuvo relaciones sexuales supuestamente genitales y concibió cuatro hijos, nunca mentalmente, abandonó sus deseos y vivencias típicas de la sexualidad infantil pregenital y edípica, manifestándose tanto en los avatares de su vida conyugal como en su producción artística.

Rasgos de fetichismo, de voyerismo, de sadomasoquismo, de homosexualidad, etc. son aspectos presentes en su biografía, personal y artística. Estos síntomas típicos del desarrollo de la sexualidad infantil (y generalmente presentes durante lo que en psicoanálisis entendemos como “neurosis infantil” reactiva, típica del desarrollo hacia la edad adulta y no “neurosis de la infancia” (trastorno neurótico más estructurado en la infancia), acompañaron a Picasso en su vida personal y creativa.

No descartamos que en su desarrollo psicosexual, Picasso alcanzara una fase bio-psico-social genital, pero los datos de su biografía muestran que a pesar de todo se encontraba atrapado por las fuerzas y las fantasías de la fase pregenital y edípica del desarrollo psicosexual infantil humano y que no se instaló, podemos decir para beneficio de la historia del arte, en una fase estable genital bio-psico-ético-social que hubiera disminuido sus pulsiones sublimatorias pregenitales infantiles y la genial producción de su gran creatividad artística.

Bibliografia:

Anglada, Rafael: “Conversaciones, 24 con Picasso. El arte no es la verdad I. Confluencias editorial. 2020.

Berger, John: “Fama y soledad de Picasso”. Edic. Alfaguara

Daneri, Cristina: “Pablo Ruiz Picasso y la investigación sexual infantil (11-5-2017)

De Prada Pareja, Javier: El joven Picasso”. Kindle.

Gilot Françoise y Lake Carlton: “Vida con Picasso”. Edit. Elba. 2017

Huelin y Ruiz Blasco, Ricardo: “Pablo Ruiz Picasso”. Revista de occidente

Jacop Tadei: “The sound of Picasso” (2018)

Mayleer, Norman: Retrato del artista joven”. Alfaguara. 1997.

Sobrevivir a Picasso: Película con Anthony Hopkin. Dir. James Ivory.

Sopeña, Ángel: “El sexo y Picasso. La pintura del sexo, los diseños del amor”.

. Picasso: “Las cuatro niñas “Edit. Aguilar. 1973.

Más artículos

Artículos en revistas científicas

Dilemas actuales acerca de la escisión psíquica. ¿Hacia una tercera tópica?

El superyó ideal en la clínica ¿utopía o nueva instancia metapsicológica bifronte e integradora?

Intimidad, curiosidad y transgresión psicoanálisis de un niño de ocho años con ansiedad paralizante

"Eppur... si muove", pero ¿hacia dónde? controversias, convergencias y divergencias del pluralismo psicoanalítico. El porvenir de un ideal

La primera infancia Edad de oro de la psicosomática. Límites de la psicosomática infanto-juvenil"

Su majestad el niño influencia de los cambios tecnológicos y culturales en el funcionamiento psíquico y la economía pulsional infantiles

Los síntomas Psicosomáticos desde una perspectiva winnicottiana reflexiones acerca del mecanismo de escisión patológica del YO

"Voldemort y las caras del miedo": una indicación del psicoanálisis infantil

La interacción precoz entre el bebé y el ambiente su influencia en los orígenes de la estructuración del psiquismo

Fronteras del cuerpo y límites del deseo dos sesiones de psicodrama psicoanalítico grupal infantil

Etiología y tratamiento psicoterapéutico de los dolores abdominales funcionales y de los trastornos ulcerosos en la infancia y adolescencia

Reflexiones en torno a un caso de asma infantil con "epílogo"

Revista de Psicoanálisis de la Asoc. Psic. de Madrid (2019), nº 86. LA CLÍNICA DEL SUPERYÓ

DILEMAS ACTUALES ACERCA DE LA ESCISIÓN PSÍQUICA: ¿HACIA UNA TERCERA TÓPICA?. Francisco Muñoz Martín

DISCUSIÓN. Mikel Zubiri

RESPUESTA. Francisco Muñoz-Martín

PRESENTACIÓN DE LA JORNADA DEL DEPARTAMENTO DE PSICOANÁLISIS DE NIÑOS Y ADOLESCENTES DE LA APM. Francisco Muñoz Martín

ENSEÑANZA Y APRENDIZAJE EN GRUPOS OPERATIVOS. OCHO AÑOS DE EXPERIENCIA CON ALUMNOS DE PSICOLOGIA EVOLUTIVA DE LA UNNIVERSIDAD COMPLUTENSE DE MADRID

ESCISIÓN, OBJETO TRANSICIONAL Y SÍNTOMA PSICOSOMÁTICO

error: Content is protected !!